Facing with the walls i built

Mi faceta como profesional es lo mejor que tengo en la vida.

Pero es una lástima que las cosas que últimamente estoy aprendiendo quizás en otros lugares no podré aplicar.

También sería una lástima que todo lo que últimamente he desarrollado nadie más lo pueda seguir utilizando. Será un invento que se irá oxidando, poco a poco pasando al olvido porque si no soy yo, nadie al parecer.

Debería sentirme afortunado de la oportunidad que tengo y vivirla al máximo, como si se tratase de un amor de temporada.

Al menos lo último lo hago, amo lo que hago.

Anuncios

Cuando todos están en casa

Últimamente,  antes de dormir suelo orar para dar gracias a Dios por haberle dado un día más de vida a mi padre quien lucha contra el cáncer, para que le de mucha salud a mi madre, para que mi hermana consiga un trabajo y para que todo mejore, para despejar esa mala racha que nos ha venido arrastrando durante el presente año.

Y ciertamente, en medio de la mala racha nos abrumamos entre los problemas y las carencias,  como si se tratase de conducir por la Neblina espesa en una carretera.  Yo he estado así, consciente de que omito muchas cosas tratando de llegar hacia no sé dónde. En un momento libre, mientras miro por la ventana del autobús -mientras viajo por la Interamericana- recuerdo cuando casi todo florecía y había cosecha, incluso la normalidad, el estatus dónde nada nuevo ni diferente ocurre lo extraño.

Tengo fe que las cosas van a mejorar, doy gracias porque sé que hay personas en condiciones mucho más difíciles. Y En gran parte suelo orar para pedirle a Dios Salud y paciencia para que mantenga las cosas tal cual como están.

240616

Hace unos viernes atrás decidí tomar el auto,  arrancarlo como fuera necesario (ya que tenía fallas mecánicas) y llegar a la ciudad a solucionar un asunto pendiente en las oficinas del tránsito. Una gran  parte del riesgo estaba en llegar a la ciudad sin encontrarme con algún oficial,  ya que justamente iba a retirar mi licencia de conducir después de 7 días por retención. Para reducir la probabilidad que dicho evento ocurriese, en el camino venía pensando dónde podría dejar mi auto seguro, tomar el metro, algún bus para llegar a mi destino y retornar.  

Pensé en dejarlo en Altaplaza o Centennial,  pero es sabido lo complicado como peatón llegar a estos lugares; en el Ingenio no habían estacionamientos,  hasta que se me ocurrió dejarlo en Club X. Encontré un espacio en la acera imaginaria (que abundan en la ciudad), aseguré el carro, tomé mi mochila y tomé rumbo a Los Pueblos.  Tal cual, retiré mi licencia y regresé al auto, pero este no quería arrancar. 

Pasé buen rato con pleno sol tratando de ver como ponerlo a andar; agobiado,   había dejado mis herramientas en la casa. De repente, una señora del otro lado de la calle me llama, yo me acerco y me dice:

Usted disculpe, la señora de al frente quería llamar a la policía porque vió cuando dejo el auto, sé fue y pensó que había sido robado,  pero yo le dije que no.  Ahora lo veo que tiene problemas para arrancarlo.  Perdone, yo soy muy religiosa y cómo este es el año de la misericordia, como lo veo preocupado aquí le traigo una merienda,  puede quedarse todoo el tiempo que quiera y si si necesita necesita algo, llamar a alguien,  sólo toque el timbre.

Yo quedé totalmente sorprendido. No esperaba la ayuda de otra persona que no fuese mi hermano que venía en camino. Minutos después conseguí arrancar el auto, toqué el timbre de la puerta para avisarle que había solucionado y le agradecí enormemente su disposición. Asegurándole que vendría en otra ocasión  a saludarle. 

Tantos lugares podría haber elegido para dejar mi auto y elegí estacionario al frente de la casa de la señora Beatriz,   Así Dios lo quiso. Ayudar al que necesita, teniendo mucho o poco, no por lástima sino por misericordia. Una lección que encerraré en el calendario.

Popurri

¿Recuerdas el día que no cargabas paraguas? Fue a mediados de octubre, cuando llueve más de lo normal. Empezó a hacer mucho frío, me abrazaste y así como caía el cielo así fuiste desbordando palabras que jamás había escuchado antes. No sólo fue bonito escucharte, sino también ver tus ojos de Diosa, tan sinceros como nunca había visto antes.

No había mucho dinero ese día para tanto, estábamos muy lejos de casa y hacía algo de hambre. La mejor cena que pude tener en mi vida fue en un KFC, un combo de tres presas para dos,  soda refill y sin dejar propina.

Una vez llegue a su casa con un ramo de rosas, no celebrabamos nada pero ella de maliciosa me “achinó” los ojos como si hubiera venido de hacer una trastada. Yo me reía de su poca credibilidad y luego ella me estrelló el ramo de rosas en la cabeza y revente a carcajadas. Pudo ser peor.

Me siento muy afortunado.

Publicado desde WordPress para Android

Alka Seltzer

Podría haberle enseñado alguno de mis trucos: cómo saco de mi manga las flores que tanto le gustaban,  el conejo del sombrero, el mazo de cartas.  Pero en una ilusión ella partió mi corazón en dos y no lo pudo volver a pegar.

Podría haberle enseñado a escribir cartas: cómo en cada verso erizarle la piel, sonrojarle sus mejillas, pagarme con una sonrisa. Pero ella sin siquiera usar el fuego quemó mis hojas de papel.

Podría haberme ido con ella al infinito en un avión. Ver desde lo alto el mundo, decirle que era suyo hasta el horizonte; perderme en el color de sus ojos cuando mirase el atardecer. Pero ella nunca llegó…

Así fue como partí a la tierra del olvido.

Publicado desde WordPress para Android

Aplican Restricciones

Hace varios años conocí una joven muy guapa.  Era una practicante y nos llevábamos 4 años de diferencia. Fue mi rol el de compartir mi puesto de trabajo y transferirle algo de lo que yo había aprendido en la aerolínea. Obvio vínculo   creó una química que pasó más allá de lo laboral y por no desaprovechar la oportunidad, firme el contrato obviando las letras chicas.  Así como hubieron momentos buenos, asimismo llegaron los malos y eso en el alrededor se notaba. Finalmente, el parlay de dos no llegó al buen término; aquello que a sabiendas omití terminó pasandome la cuenta.  Uno no come donde caga dicen, y me consta.

En cuántas situaciones yo he estado en las que me juego las fichas esperando que las letras chicas del contrato desaparezcan y nunca pasa? “Esperando”  que no den problemas en la marcha y cual carro viejo falla dejándome tirado, sólo por no desaprovechar la oportunidad.   Entonces, lo que pesa después de todo es la experiencia ganada,  la de no repetir las equivocaciones,  la de no firmar contratos muy similares a los que hemos encontrado en el pasado. Sería una falta de respeto total a nuestra experiencia.

Lo que empieza mal, termina mal.

Publicado desde WordPress para Android

Mi teoría del fin del mundo

Varias han sido las ocasiones en las que cuando estoy reunido con amigos y conocidos hablando acerca de deportes, aparece mi teoría del fin del mundo.

Ya pasamos el cambio en el calendario maya, el YK2, los 6/6/x6 y aún seguimos aquí, por lo que nada apocalíptico podría pasar si mi teoría llegase a cumplir.  Más que todo mi teoría se basa en eventos que deportivamente hablando nunca se habían o se han dado.

El primero de los tres eventos ya se cumplió:
1.  “La Pelea del Siglo” SOBRETODO en la segunda década del siglo XXI. Antes que este evento ocurriera, decía que después de visto esto no habría más nada que ver porque si ganaba Manny, Floyd pediría la revancha; éste último la ganaría y vendría una tercera #ayMiPlata. Una pelea que me pareció debió haberse dado mucho tiempo atrás,  lejos de todo esta vorágine de dinero que rodea el boxeo. Incluso, la presunción de revancha anda dando vueltas por ahí. (técnicamente, en este párrafo hay unos vacíos porque no es mi intención ampliar sobre el tema.  Debo darle espacio a lo que viene)

2. El auge que tiene una liga extranjera en Panamá es algo que me gustaría poder investigar como si de desgranar guandú se tratase. Yo hablo en específico de la liga española y más aún: del Real Madrid y el Fútbol Club Barcelona. Esta próxima semana se definirá si por primera vez en la historia de la Uefa Champions League, estos dos equipos se miden en una final.  ¿Saben lo que eso implica para toda la fanaticada de ambos equipos?  ¿y para la de aquí (sarcasmo)? Indudablemente, sería un partidazo. Pobre de aquel equipo que pierda.  Guarden sus billeteras en el bolsillo de adelante que vienen los del Barcelona!

3. Por último no se preocupen, tendremos unos 3 años más o  hasta Qatar para esperar una final de la Copa Mundial de la Fifa entre Brasil y Argentina (Si no me equivoco, lo más cerca de una final que han estado ambos equipos fue en los octavos de final de Italia ’90 cuando ganó Argentina 1-0  con gol de Caniggia). Me atrevería a decir que es la rivalidad más importante del fútbol a nivel mundial.  ¿Por qué esto no ha ocurrido antes? Ojala podamos ver a un Messi contra Neymar, entonces lo habré visto todo.

Ya después que todo esto ocurra, y me refiero a los dos eventos deportivos que faltan: entonces lo habré visto todo, que vengan los mayas si quieren y se lleven mis deudas.